Ejes de trabajo

01libcompartir02sl03rea04libexpresion

4+2:

LIBERTAD PARA COMPARTIR: Las restricciones impuestas actualmente por las legislaciones de propiedad intelectual de todo el mundo tienen un impacto social creciente. La concepción tradicional del derecho de autor no es capaz de dar respuestas al entorno dinámico y cambiante surgido a partir de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Esto genera tensiones entre la propiedad intelectual y los derechos humanos de acceso a la cultura y a la educación, que necesitan ser problematizadas. Es importante comenzar a plantear modelos alternativos al tradicional “Todos los Derechos Reservados” que criminaliza a miles de usuarios de obras culturales.

SOFTWARE LIBRE: El movimiento mundial de Software Libre desarrolla y promueve la libertad de software, una libertad que protege muchas otras. En un mundo cada vez más dependiente de la tecnología en general, la capacidad para expresarse, organizarse y construir conocimiento pasa en gran medida por la posibilidad de tomar el control de los programas que instalamos en nuestras computadoras.

EDUCACIÓN ABIERTA y REA (recursos educativos abiertos o libres): Los costos crecientes de los materiales de estudio suponen una barrera para garantizar el acceso a la educación de miles de personas. En muchas ocasiones, además, los materiales tradicionales se elaboran sin atender a las necesidades específicas de cada comunidad educativa. Frente a ello, la posibilidad de tener acceso y producir recursos educativos abiertos o libres de manera colaborativa, se vuelve cada vez más importante para construir una educación de calidad. A bordo del LibreBus circularán herramientas, contenidos y recursos de implementación que podrán ser utilizados por cualquier persona, siguiendo los principios fundamentales del licenciamiento abierto.

LIBERTAD DE EXPRESIÓN: La incorporación masiva de las TIC en la vida ciudadana ha permitido expandir y potenciar las posibilidades de las personas para convertirse en gestoras y emisoras de información. Actualmente ejercemos nuestra libertad de expresión a través de múltiples medios virtuales, tales como blogs, servicios de redes sociales, e incluso utilizamos numerosas herramientas virtuales para coordinar y organizar planes y estrategias de activismo. Sin embargo, nuestra libertad de expresión en Internet a menudo se ve amenazada, ya sea por intereses corporativos que van en contra del principio de neutralidad de la red, o por las diferentes legislaciones que -bajo pretextos de ciberseguridad, piratería o pedofilia- buscan ejercer control y registro de todas las actividades que los ciudadanos realizamos en la Internet. Frente a ello, es importante definir estrategias y plantear soluciones integrales que garanticen la democratización de los espacios informativos en general.

05biodiversidad06genero

+ 2 ejes transversales:

BIODIVERSIDAD Y MEDIOAMBIENTE: La propiedad intelectual no sólo afecta a los bienes simbólicos, sino también a las diferentes formas de vida y a la biodiversidad. Los mecanismos de propiedad intelectual han convertido los bienes comunes en commodities que pueden ser intercambiados, comprados, vendidos y destruidos como cualquier mercancía. Algunos grupos transnacionales se encuentran presionando a gobiernos y ciudadanía a través de intereses que amenazan la soberanía alimentaria y la sustentabilidad de los pueblos, e intentando privatizar los conocimientos tradicionales (biopiratería). La sociedad debe tomar conciencia de su responsabilidad en la gestión adecuada de los bienes comunes y problematizar todas aquellas políticas que ponen en riesgo la conservación y sustentabilidad del planeta.

GÉNERO: La brecha de género es un problema que afecta a todos los campos de la actividad humana; en concreto, en el campo tecnológico esta brecha se evidencia más, llegando a la proporción de 1:10 (mujer-hombres). A pesar de que, día a día, los avances tecnológicos van teniendo más llegada a la población en general, las diferencias entre hombres y mujeres en el acceso a las TIC y en el uso de estas herramientas son aún notorias. El verdadero desafío en el universo digital pasa también por visibilizar y problematizar esta situación de desigualdad, para buscar soluciones encaminadas a que las mujeres consigan aportar sus propias miradas, intereses y aspiraciones a través de la tecnología, involucrándose en ella desde la posición de creadoras y transmisoras de contenidos.